Barranco Basender-Portiacha_23-03-2014

Comenzamos la temporada de barrancos, pero suave y sin mojarnos, descendiendo el Basender y el Portiacha.











El Basender es un clásico,  un barranco sobre caliza con la erosión típica de haber mantenido un gran caudal pero que está totalmente seco, ni siquiera mantiene alguna poza residual. Lo componen una sucesión de rapeles y algún destrepe sencillo lo cual le hace ideal para iniciación o para practicar diferentes maniobras con las cuerdas.











Salida del barranco Basender, en frente se ve la salida del Portiacha.

La única limitación que tiene este recorrido es por el estado del río Vero que nos encontramos al final del recorrido y que es necesario cruzar, pero nos encontramos con un grupo que nos resolvieron las dudas sobre el sendero de las escaleretas. Un intrincado, aereo y espectacular sendero que llega hasta los abrigos de Barfalui y de ahí al camino que Lecina. Un desvío a la derecha nos lleva a la cabecera del barranco y de regreso al aparcamiento.
Vista del barranco del Vero. Las oquedades del fondo son los abrigos de Barfalui.
  
         

Escaleras de acceso a las pinturas. 














El camino requiere de algún paso aéreo, pero la espectacularidad de las vistas del Vero merece el 'miedo' o el esfuerzo.




Para completar el día decidimos ir hasta el barranco de Portiacha. Corto pero espectacular. El rapel inicial de 26 metros ya resulta muy bonito pero tras hacer el inmediato de 8 m. y varios destrepes se llega a una bóveda que requiere de un descuelgue de 30 metros que nos resultó fantástico.
Primer rapel. Aquí hay un escape que te permite
repetirlo una y cien veces.













Tercer y último rapel.
Impresionante la sensación de estar como una araña colgando del hilo.






Esta vez el regreso si es por el molino de Lecina, una demostración del esfuerzo que antiguamente había que hacer por aprovechar en este caso la fuerza que ofrecía la naturaleza.

Vista del Sobrarbe, con el pueblo de Lecina y la Peña Montañesa.

¡¡ Te esperamos en la próxima !!

De Hoz de Jaca a Biesca_16-03-2014


Siguiendo los pasos del Chino Chano (programa de Aragón TV)
http://alacarta.aragontelevision.es/programas/chino-chano/el-camino-de-santa-elena-08032014-1519
nos fuimos a recorrer el sendero que por el valle de Tena va desde Hoz de Jaca a Biescas. Sin duda un camino lleno de curiosidades que os contamos a continuación.

Para hacerlo con comodidad se requiere hacer combinación de coches, mejor empezar desde Hoz de Jaca así la mayor parte será de bajada. Ya en esta localidad hay que empezar visitando el mirador sobre la presa de Búbal.









Bajando unos metros por la carretera sur nos encontramos la indicación del sendero (PR-HU 78) que discurre entre vegetación.





















Ya se pueden observar los inicios de la primavera.






La orientación es sencilla al estar marcada con líneas de PR. Las vistas del pantano de Búbal, sierra de Tendeñera al norte y la Partacua ambientan el recorrido.
La primera curiosidad que encontramos es la pared del embalse. Este tiene como principales aportes el Caldarés y el barranco de Lana Mayor. Se inauguro en 1971, permite embalsar 65 hm. cubicos de agua y en su construcción se expropiaron las localidades de Búbal, que le da nombre, Saqués y Polituara.


Cruzamos el puente tibetano, montado bajo las zapatas del anterior que debió de existir en el mismo lugar, para visitar el despoblado de Polituara.
http://www.despobladosenhuesca.com/search/label/POLITUARA








Ahhh!!, en el puente hay documentado un geocaching, si alguien lo encuentra que me diga, por favor, donde. No fuimos capaces de encontrarlo.

Retomamos el camino y otra de las curiosidades que alberga esta ruta son los restos de búnkeres, nidos de ametralladora, de morteros o fuertes,. Restos de la línea P, una barrera defensiva construida entre 1939 y 1948 para evitar que la Alemania nazi o los aliados penetraran en el territorio nacional.




                                            

Seguimos y también se pueden observar los restos de una cantera de pizarra, dos zonas de extracción y la escombrera.
La ruta también cuenta con el atractivo de la Ferrata de Santa Elena. Sencilla pero que yendo con niños se puede aprovechar para darle otro aliciente a la andada.

Esta nos lleva a la Ermita y su famosa cascada.


Al bajar tenemos el dolmen y un curioso calendario celta.


Y desde aquí el último tramo hasta Biescas. Se hace un poco más monótono al no contar con tantas curiosidades, aun así está el puente del diablo y la fuente de la silla.


Completamos la ruta tras 5h 30 min de caminata. En principio se había planteado como 'apta para familias' pero en su totalidad resulta larga, si es muy recomendable hasta la Ermita eliminando el último tramo.

Gracias por compartirlo con nosotros.

¡¡ Hasta la próxima !!