Fajas del Mascún_27-05-2017

Me atrevo a empezar la crónica de la ruta de las fajas del Mascún diciendo que es una de las rutas más bonitas e impresionantes que se pueden realizar en la sierra de Guara.

Quien haya descendido el barranco de Mascún opinará que un barranco espectacular, recorrerlo por las fajas aéreas y aparentemente imposibles de su parte alta son el complemento perfecto para conocer este entorno por arriba y por debajo. Además son senderos que no requieren el uso de material de seguridad lo único que debemos evitar es...un tropiezo.

Empezamos la ruta desde Rodellar con el aparcamiento completo de furgonetas y autocaravanas. Las dudas iniciales de subir por Cheto o por la costera hacia Otín se disolvieron al no coger señal el  GPS, no saber por donde iniciar el camino e ir poco a poco tomando el camino que baja al río. Pues nada, eso despeja las dudas. Bajamos hasta la surgencia de Mascún y el siempre fotogénico delfín.


A pesar del calor, ya desde primera hora, la costera se nos hizo bien, tranquilamente de charla, con mochila ligera y asomándonos a todos los balcones sobre el barranco.


Los representantes del club montaña Utebo.


La gran cantidad de pináculos, agujas, puentes de roca, monolitos........ hacen de este barranco una maravilla geológica que atrae continuamente el objetivo de nuestra cámara.

Nos acercamos hasta el barrio alto de Otín que siempre queda a desmano si lo que vienes es a hacer el barranco.














Que nostalgia y que tristeza despiertan estos pueblos

Aquí dejamos el camino que va hasta el inicio del barranco y desde la fuente seguimos la indicación que marca la faja de Mascún.

Atrás dejamos el pueblo y el camino que va a Nasarre con el fondo del Cabezo de Guara.

Así llegamos al principio de la faja y desde el comienzo se adivina que va ha resultar impresionante.

Resulta muy curioso saber que estos caminos no han sido descubiertos con objeto de hacer una ruta de senderismo extremo, si no que son rutas de las que hacían uso los habitantes de Otín en su búsqueda de recursos.

Como podréis imaginar, hicimos ''millones'' de fotos




Ahh!!! también os mostramos una foto de cuando el abuelo recorría estos andurriales.

Bonita foto de Juan, de un buitre esperando el momento de iniciar el vuelo.

Así llegamos hasta el comienzo del barranco Raisen. Desde aquí hay otra senda que nos lleva hasta el saltadero de las Lañas.




Después de estar un rato a la sombra viendo pasar barranquistas, continuamos ahora por el otro lado del barranco.

Empieza muy espectacular, pero la verdad que este lado no es tan escarpado y el sendero se aleja bastante del barranco.


Esta es una de las zonas más bonitas donde se ven la zona de las cascadas de Peña Guara y de frente, por algún sitio, va la senda que hemos recorrido antes. Impresionante ¿verdad?


La senda transcurre en su mayoría con un bosque ralo de boj y carrasca en un continuo sube y baja hasta el barrio de Cheto. La verdad es que al final solo nos quedaban ganas de llegar.

Dicen que todo llega si se sabe esperar, o si recorres el camino.

Nos llevó un rato y unas cuantas de cervezas recuperar el nivel de líquidos. Pero una vez combatido el calor, solo nos quedaron las imágenes y la satisfacción de haber recorrido una ruta impresionante.

Hasta la próxima !!